Pijamas

Pijama, historia y tipos

Una prenda muy utilizada para dormir que es sinónimo de comodidad, es el pijama creado tanto para uso de hombres como de mujeres. La tela debe ser muy suave y confortable para no producir molestias mientras descansamos. Debe mantener la temperatura corporal ideal para poder conciliar el sueño. Pero, de dónde viene esta prenda.

Historia del pijama

El principal objetivo de esta prenda estaba en la búsqueda de cuidar la higiene y actuar como un método de calefacción mientras dormimos. En el Imperio Otomano se creía que había que lograr obtener el calor suficiente que no les brindaba una o varias cobijas.

En aquel entonces tanto hombres como mujeres solo usaban camisones largos confeccionados con lana, punto, tartán o terciopelo. Nada que ver con la prenda moderna.

El origen de su nombre se debe a que la todos los habitantes de Persia vestían un vestuario típico de origen hindú conocido como PAEJAMA. De ahí viene una derivación de piyama o pijama.

El uso de esta prenda se extendió realmente por el mundo a partir del siglo XVIII. Cabe destacar que el pijama fue confeccionado para hombres y mujer, una prenda de dos piezas que está compuesta de camisa y pantalón.

Debido a la cercanía del mundo Otomano con el real Imperio británico, los ingleses incorporaron en sus costumbres el uso de este elemento. Fue donde se empezaron a realizar cambios al estilo inglés. Pero también extendiéndose más su uso, quitándole ese valor agregado que era el ser unisex.

El pijama en la actualidad

Para este polémico año 2020, por su sentido de confinamiento, las ventas de pijamas se incrementaron enormemente. Su función sigue siendo la misma, una prenda que debe apostar bienestar confort y control de la temperatura para dormir mejor.

Lo que si podemos destacar es que la evolución de esta prenda está presente más en la parte estética y en sus materiales. El pijama se encuentra presente en las pasarelas de alta costura por lo que encabeza al top de modas. Saltando de la comodidad de la cama a lucirlo como una prenda de confección.

Sin quitarle merito a lo que podemos encontrar en tiendas por departamentos con estampados y materiales muy agradables. Su función no es muy diferente a los orígenes persas que es garantizarnos con su uso mejorar la calidad de nuestro descanso.

Definitivamente un pijama debe tener una serie de características para sernos útiles como comodidad, suavidad y transpirabilidad. Usar esta prenda nos da la garantía de dormir de manera más higiénica.

En la elección que hagamos debemos tener en cuenta el material a usar de acuerdo con las estaciones. Esto nos da una gran variedad de telas con que los que están confeccionados y podremos descansar en climas calientes, fríos o templados cómodamente.